«Dear Younger Me»: MercyMe canta de nuestra identidad como hijos de Dios

El grupo MercyMe presenta «Dear Younger Me», parte de su más reciente producción, «Welcome To The New», que para ellos significó reinventar su estilo, y que les permitió alcanzar, al momento de su estreno, el primer puesto en la lista de «Álbumes Cristianos» de Billboard. «Dear Younger Me» es una canción en la que una persona hipotéticamente aconseja a una versión más joven de ella misma sobre asuntos cruciales de la vida y la fe.

«Dear Younger Me» (Querido yo más joven) es el tema que cierra «Welcome To The New» y lo hace con elocuencia. Como muchas de las canciones del álbum, habla sobre renovación en varios aspectos, y trata además sobre la importancia de las decisiones que tomamos a lo largo de la vida. Su letra es una retrospección de las elecciones que se hubieran hecho «de haber sabido lo que ahora sé»: «La condenación no hubiera tenido poder, mi gozo y mi dolor nunca hubieran determinado mi valor... no hubiera sido tan difícil imaginar lo que hubiera cambiado si hubiera ya escuchado... Eres santo, eres justo, eres uno de los redimidos, apartado, un nuevo corazón, y libre en verdad».

La letra de esta canción adquiere nuevo significado al conocer que Bart Millard, líder y vocalista de la banda, sufrió alguna clase de abuso al crecer. Regresar y entablar una imaginaria conversación con su yo más joven crea el marco para una magnífica canción desde la cual proclamar la restauración que el Evangelio logra en la vida del creyente, además de proporcionar algunas perlas de sabiduría a una nueva generación. Es la gracia y la redención haciendo su trabajo de la mejor forma. Es entonces que el título del álbum también toma un nuevo sentido: «Bienvenido a lo nuevo».

Banner GRANDE