«Wonder»: Nuevo álbum de UNITED, el asombro de la gracia

Hillsong UNITED presenta su nueva y esperada producción discográfica, «Wonder», el decimoséptimo álbum en su historia musical, que consta de 12 nuevas canciones planteadas desde una perspectiva fresca de la fe cristiana. «Wonder» muestra el nuevo rumbo musical de la banda: De temas de adoración profundamente reflexivos pasan ahora a tonadas brillantes y dinámicas, coloridas melodías y la predominancia del sonido orgánico. Las letras proclaman el evangelio e invitan a exaltar a Dios —a través de letras creativas y poéticas— por todas las asombrosas razones por las que él merece ser celebrado.

Indiscutiblemente, UNITED es uno de los grupos de mayor influencia en la historia de la música cristiana contemporánea, con más de 2 millones de álbumes vendidos y 700 millones de streams en su carrera musical, permaneciendo como #1 en las redes sociales entre los músicos cristianos al alcanzar más de 9 millones de seguidores. Su álbum «Empires» alcanzó el puesto 5 en el Top 200 de Billboard y se ha convertido en un clásico de la alabanza contemporánea. Y sin embargo, la colección de canciones contenida en «Wonder» nace del temor reverencial y el asombro que produce en los integrantes del grupo la sorprendente gracia de Dios.

La actitud de reverencia y la humildad que por mucho tiempo ha producido la innegable excelencia de la música de Hillsong UNITED es más que evidente en «Wonder». Empleando mayormente instrumentos acústicos y con canciones llenas de simbolismo en sus letras y gran destreza vocal, «Wonder» se apunta para ser un clásico de UNITED con temas como «Future Marches In», «So Will I» y el tema que da nombre a la producción, «Wonder», primer sencillo promocional del álbum, interpretado por Taya Smith, Joel Houston y Matt Crocker.

El tema intenta capturar una paradoja: Que la seriedad del mensaje cristiano debe ir aparejada de un asombro genuino y entusiasta por la gracia de Dios; que el cristiano está llamado, en palabas de Joel Houston, líder de la banda, a «vivir con la expectación y la fe de un niño». Houston, quien es padre de un niño de tres años y medio, declara que observar a su hijo le ha «enseñado mucho sobre como creo que Dios nos mira... Está siempre lleno de imaginación y escucha todo lo que le digo, y me cree... siempre está despierto porque yo lo estoy. Quiere jugar, explorar.. y creo que así estamos llamados a vivir como cristianos. Y creo que si viviéramos así, seríamos de gran ejemplo para el mundo».

El tema también aborda dos aspectos de la fe: En primer lugar, la salvación —Houston compara la actitud a la que somos llamados a la de un hombre que ha vivido toda su vida sin poder percibir todos los colores y en su etapa de madurez tiene oportunidad de mirarlos por primera vez a través de unas gafas correctivas. «Creo que... cuando somos salvos, nuestros ojos son abiertos al reino, a lo que Dios está haciendo, a una forma diferente de ver el mundo» —y en segundo lugar, el bautismo: «Tuve una experiencia hace muchos años en la que estuve a punto de ahogarme y creí que iba a morir», relata Joel. «Fue sorprendente porque tenía mucha paz... y recuerdo luego estar en la playa mirando alrededor, y estar agradecido por cosas que acostumbraba dar por sentadas. Y el bautismo es esa idea de dejar la muerte atrás y entrar a la segunda vida, “es el aire de la segunda vida...”. Creo que ese verso resume todo el álbum para mí: “¿Alguna vez has visto el asombro en el aire de la segunda vida al haber salido de las aguas, con el viejo hombre quedando atrás”».

Con justicia puede decirse que  la voz de Taya Smith —quien dio vida a nuevos clásicos de la banda como «Oceans» y «Touch The Sky»— tiene un papel protagónico en la interpretación de los temas, sin embargo, su colaboración con los demás integrantes del grupo hace de este álbum un esfuerzo realmente colectivo.

Creatividad es una palabra que puede describir esta producción, cualidad que se desgrana en temas  tan poderosos como «Splinters and Stones» (Astillas y piedras), que hace una alegoría de nuestra vergüenza y pecado siendo cargados en forma de «astillas» sobre la espalda de Cristo rumbo al Gólgota; «So Will I» (Yo también), que proclama el deseo de alabar a Dios en conjunto con el majestuoso universo de estrellas y galaxias que él creó, y de someterse al poder de quien también las sostiene.

La perspectiva de estas letras —de ver el mundo y la propia vida tal como Dios los ve— produce una profundidad en esta producción que convierte a «Wonder» en el trabajo de mayor madurez que la banda haya hecho, colocando a estas canciones en la lista de futuras favoritas en las congregaciones cristianas.

 

Fuente: Canzion 

Banner GRANDE