Iglesia cubana está unida para levantar del caos a su nación

el .

cubaEl huracán Irma que tocó tierra en Cuba como categoría 5, afectó en gran manera al país. Con sus limitaciones, la isla intenta recuperarse de los destrozos provocados por la tormenta. La Iglesia cubana está unida para levantar del caos a su nación.

Mientras el ejército cubano toma las calles de La Habana apoyando las labores recuperativas tras el paso del huracán Irma, otro ejército, no menos numeroso, se alista para salir en ayuda de los damnificados.

El fenómeno atmosférico, que castigó la zona norte central de la Isla y alcanzó la categoría 5, dañó edificaciones de todas las grandes denominaciones evangélicas en el país.

El pastor Dariel Yanez, de la Convención Bautista Occidental, lo confirmó así al recorrer municipios como Vueltas, Camajuaní, Remedios, Caibarién y Yaguajay.

Los vientos, con rachas de hasta 170 kilómetros por hora, causaron destrozos significativos; de ello fue testigo Yanez, quien comentó para este reporte que en las zonas por donde pasó había una gran necesidad.

Eliseo Aguilar, presidente de Asambleas de Dios en Cuba, también tiene sus consideraciones.

“Tenemos afectaciones como nunca antes habíamos tenido en la obra, solamente en una sección del distrito de Camagüey hay 70 lugares afectados y 13 de ellos con destrucción total”, dijo.

Irma generó más de 2 millones de evacuados, la cifra más alta ante este tipo de eventos meteorológicos desde 2004. Casi 69 mil de estos refugiados se contabilizaron en La Habana, de acuerdo con autoridades locales.

Así quedó el templo de la Liga Evangélica de Cuba en la ciudad de Gibara.

Para asistir a sus miembros, líderes de la denominación, como Rebeca Pernas, ya se alistan para tomar la carretera.

“Vamos a estar recogiendo ofrendas según los hermanos puedan y como dice la Biblia es mejor dar que recibir, no porque nos sobre sino porque este es el momento de aplicar la palabra de Dios, de estar con los que lo necesitan, y recoger todo lo que podamos de ropa, cosas para la casa y hacérselas llegar a los nuestros que lo han perdido todo y aun a aquellos que no son de nuestra Iglesia y que están por donde vamos a estar pasando”, puntualizó.

“Tenemos como 10 iglesias dañadas en Holguín, Florida, Camagüey y Sancti Spíritus, que fue donde más azotó. Sobre todo, en los lugares pequeños no solo ayudamos a los nuestros sino a toda la comunidad”, añadió.