El candidato evangélico Fabricio Alvarado va a segunda vuelta en Costa Rica

el .

alvaradoEdit

El diputado y predicador evangélico Fabricio Alvarado, postulado por el partido Restauración Nacional, dio un paso importante este domingo 4 de febrero y se alzó como el favorito para llegar a la presidencia, tras liderar la primera vuelta de la elección con un 24.9% de los votos.

Costa Rica escogerá a su próximo presidente en un balotaje el 1 de abril entre Fabricio Alvarado y el exministro oficialista de centro izquierda del partido Acción Ciudadana, Carlos Alvarado Quesada, tras las elecciones generales celebradas el domingo, en la que Carlos Alvarado obtuvo el 21.68% de los votos, según cifras actualizadas hasta las 08:18 horas.

Los dos Alvarado, periodistas de profesión con inclinaciones por la música, no pudieron conseguir el 40% de los votos para ganar en las elecciones generales, por lo que disputarán la segunda vuelta.

En tercer lugar quedó el candidato de Liberación Nacional, Antonio Álvarez Desanti, quien declaró sobre la sorprendente carrera de Fabricio Alvarado en las últimas semanas para posicionarse en el primer lugar de las elecciones generales: "No vi venir que en tres semanas Fabricio (Alvarado) pudiera pasar del 3% al 26%".

El crecimiento de Fabricio Alvarado

Hasta diciembre, el diputado evangélico no pasaba del 3% en las encuestas de opinión, pero en la recta final se proyectó como favorito después de que se opuso a la opinión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH), que el 9 de enero se pronunció a favor del matrimonio homosexual.

Fabricio Alvarado ha dicho que el matrimonio "es entre hombre y mujer", un mensaje bien recibido en un país conservador como Costa Rica, en el que 60% rechazan los matrimonios igualitarios, de acuerdo con el Centro de Investigación y Estudios Políticos (CIEP).

"Sin lugar a dudas la religión impulsó a Fabricio Alvarado, y eso se acentuó con vehemencia a partir de la resolución de la corte (interamericana)", dijo el analista político independiente Jorge Vega.

Los dos Alvarado intentarán convencer a un gran porcentaje de la población que se abstuvo de votar (34.1%) en las elecciones generales, principalmente en las provincias de Limón y Guanacaste, en uno de los mayores porcentajes de abstención de los últimos 65 años.