Pérdidas y Tristezas

perdidasTodos sufrimos pérdidas y todos vamos a sufrir pérdidas en algún momento de nuestras vidas. Hay pérdidas que son inevitables.

Como en el caso de María y Aarón para Moisés. Eran sus hermanos, y más allá de lo mal que habían actuado algunos meses atrás, siempre estuvieron a su lado acompañándolo y apoyándolo. Dios le concedió a Moisés la bendición del afecto y la compañía de sus hermanos, pero ahora ellos morían. Fue inevitable. Y será inevitable también para nosotros ver partir a aquellos que amamos. No sabemos cuándo será ese día pero conviene que nuestro corazón esté preparado.

Disfruta hoy de los que amas, ahora que los tienes con vida. Regálales flores ahora que pueden disfrutarlas, ¿de qué sirve llevárselas después a un cementerio?

Háblales ahora que pueden escucharte, verte y estar a tu lado. Ora por ellos hoy. Bendícelos hoy. Disfrútalos hoy. Dales un beso y un abrazo hoy. Diles hoy que los amas. No hay nada que te impida hacerlo, excepto tu propio egoísmo o tus viejos rencores.

¿Están tus padres separados o ya no vives con ellos? ¿Qué te impide ir a visitarlos y compartir un tiempo con ellos? Todo lo que hoy puedas darles del amor de Cristo será un sano recuerdo en tu corazón cuando ellos ya no estén más.

Hay otro tipo de pérdidas. Y a estas sí las podemos evitar. Son las perdidas espirituales y emocionales por desobedecer la Palabra Dios, por pecar o por ser incrédulos a sus promesas.

Bendiciones perdidas, tiempo perdido, oportunidades perdidas, frutos perdidos, madurez y crecimiento perdidos.

Puedes evitar estas pérdidas. Aprende a no actuar por impulsos, a no dejarte llevar por lo que sientes. Aprende a esperar en Dios.

Extracto del libro: “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Números/Deuteronomio”

Por Edgardo Tosoni

Fuente: devocionaldiario.org, (2015), Pérdidas y Tristezas, 9 de julio 2015, http://devocionaldiario.org/jovenes/jovenes-cristianos-perdidas-y-tristezas/. Imagen: Corbis

Banner GRANDE