Un Asunto de Edades

edad devocional¡Y dale con la edad!

El capitulo 4 de Números describe, detalle por detalle, cómo tenían que desempeñar su tarea los levitas, pero hay un dato que es para tener en cuenta: la edad.

¿Qué dice con respecto a la edad de los levitas que servían en el tabernáculo? (4:3, 23, 30, 35, 46-47).

A partir de los 25 años ya podían servir en el tabernáculo de reunión, pero no podían servir en el ministerio. Para esto debían esperar hasta cumplir los 30 años. Y a partir de los 50 se “jubilaban”.

Hoy no hay “una edad especial” para poder comenzar a servir a Jesús o para dejar de hacerlo, pero sí es necesario un compromiso serio, responsabilidad, dedicación, invertir tiempo, tener la mente y el corazón bien puestos en tu relación personal con Jesús. No puedes “jugar” a aceptar y no comprometerte, o a decir “si, cuenten conmigo” y a desaparecer después. Ten en cuenta que tus decisiones nos afectan a todos. Somos un cuerpo. Si tomas un compromiso y después te borras, dejas un hueco que no siempre es fácil de llenar, por lo tanto tus decisiones requieren  madurez. Y para esto no necesitas tener una edad determinada, necesitas tener bien en claro el valor de tu relación personal con Jesús y a quién estás sirviendo.

Extracto del libro: “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Números/Deuteronomio”

Por Edgardo Tosoni

Banner GRANDE