Ordenados y Preparados

ordenadosDios se tomó todo su tiempo para mostrarle a los israelitas y a Moisés cómo quería hacer las cosas. ¿Por qué tanto tiempo invertido en esto? Porque a Dios le gusta hacer las cosas ordenadamente. Él no improvisa como solemos hacer nosotros.

Improvisamos cuando tenemos que rendir un examen (o dar un mensaje). Improvisamos mentiras en vez de dar la cara y decir la verdad. Improvisamos oraciones cuando nos dicen: “Tú, el de rulito, ¿podrías orar por…?”. Pero Dios no improvisa (1:1-3)

A los 20 años.

¿Por qué piensas que Dios tomó esa edad como base para que los muchachos y los hombres pudieran salir a la guerra?

Ir a la guerra no es sentarse a tomar mate. Los enemigos eran poderosos y las responsabilidades grandes. Sin duda, Dios quería que todos los que salieran fueran hombres preparados. Los menores de 20 a dedicarse a otra cosa.

Aunque te cueste admitirlo hay muchas cosas para las cuales aún no estás preparado. Y no alcanza con las buenas intenciones o con las ganas de hacer algo. Necesitas un tiempo.

¿Haces cosas en la iglesia o en tu ministerio juvenil? ¡Muy bien! Pero…, ¿estás siendo constante en tu tiempo personal con Dios? ¿Eres constante asistiendo a los discipulados, grupos caseros o reuniones semanales de tu congregación?

¿Estás aprendiendo a ser lo suficientemente humilde como para escuchar las opiniones y consejos de los que sabemos y tenemos más experiencia que tú? (El orgullo es uno de tus peores enemigos).

Escuchar el consejo, con la actitud de “voy a hacerlo”, también es prepararse.

Pero no sólo en las cosas de Dios y de la iglesia necesitas ser ordenado y estar preparado sino también en cualquier otra área de tu vida. Por ejemplo:

¿Te interesa tener un buen trabajo con un buen sueldo? ¡Excelente! Pero si no estás preparado en nada, si no tienes estudios o un oficio, o si eres perezoso, ¿cómo lo vas a conseguir legalmente?

Deseas salir con un chico o una chica, pero no quieres dedicar tiempo a preparar tu corazón para ese momento: compartiendo como amigos (sin ninguna declaración ni contacto amoroso), esperando el tiempo, madurando en edad y actitudes, buscando la voluntad de Dios, oyendo el consejo… Esto cuesta, pero los que siguen este camino son los más preparados para un noviazgo exitoso.

Piénsalo.

Dios no improvisa. Hay un tiempo y una edad en la que Dios te verá preparado y Él tratará con tu vida hasta que estés listo. Él tratará con tus emociones y sentimientos para que no largues todo ante el primer problema. Él tratará con tus pensamientos para que aprendas a pensar lo que es verdadero y puro. Él tratará con tus actitudes y reacciones para que aprendas a mostrarlo a Jesús.

Extracto del libro: “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Números/Deuteronomio”

Por Edgardo Tosoni

Fuente: www.devocionalescristianos.org, (2016), Ordenados y Preparados, 14 de Abril 2016, http://devocionaldiario.org/jovenes/jovenes-cristianos-ordenados-y-preparados. Imagen: Google.

Banner GRANDE