Bombones Y Otras Tentaciones.

bombones“No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón; porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa”. Hebreos 10:35 y 36.

En el año de 1972 un psicólogo llamado Walter Mischel de la Universidad de Stanford llevó a cabo un experimento muy interesante, en el cual participaron varios niños de 6 a 7 años. Se le ofreció a cada niño un bombón, y se le prometía que si era capaz de resistirse a comérselo durante cierto tiempo, mientras que el encargado salía a “hacer una cosa”, se le darían dos bombones en lugar de uno… 

El resultado: Dos de cada tres no fueron capaces de resistir a la tentación y terminaron comiéndose el malvavisco antes de que el encargado regresara.

Los más interesante es que 10 años después, en un estudio de seguimiento, se descubrió que los niños que habían sido capaces de esperar sin comerse el bombón a cambio de la gratificación, eran adolescentes más competentes y tenían más éxito en calificaciones, relaciones personales y en la manera de enfrentar sus problemas, que el resto de los niños.

Ganar dinero fácil y rápido o con esfuerzo, Tener sexo antes o después del matrimonio, escoger una carrera universitaria corta o una larga, leer la biblia completa o solo “los salmitos porque son bonitos”, y un verdaderamente largo etcétera, son opciones en las que escoger una u otra cosa supone la recompensa de obtener “un segundo malvavisco” o quedarse solo con uno. Recuerda que generalmente las cosas que valen la pena no son fáciles sino que requieren de esfuerzo y paciencia.

Daniel Curiel.

Fuente: hacedoresdehistoria.com (2013). Bombones Y Otras Tentaciones, 5 de julio 2013, http://hacedoresdehistoria.com/2013/06/bombones-y-otras-tentaciones.html. Imagen: corbisimages.com

Banner GRANDE