Doce Maneras para ser un gran padre a tus hijos

Padre con hijoDoce Maneras para ser un gran padre para tus hijos

(Por el Pastor Diego Mesa)

1. Ama al Señor tu Dios más que a cualquier cosa o persona.

- Ten un devocional todos los días con Dios a través de la lectura bíblica, la oración y la adoración.

- Aprovecha cada momento para decirle a Dios “Te amo”.

- Aprovecha cada momento que tengas para darle los créditos al Señor de cualquier cosa donde te reconozcan por algo.

2. Ama a tu esposa / Se muy respetuoso de la madre de tus hijos.

- Reconoce todo lo que ella hace por ti y por tus hijos.

- Anímala con tus palabras.

- Toma tiempo para hablarle acerca de lo que le gusta y no le gusta o acerca de sus deseos.

- Pon atención cuando ella dice que no se siente bien, o cuando estrene un nuevo vestido, cambio de look o se hace las uñas.

- Ofrece tu ayuda sea que lo necesite o no.

3. Sé un gran ejemplo para tus hijos

- No prediques una cosa y haz otra.

- Se un cumplidor de promesas.

- Se absolutamente consistente y confiable

4. Dirige a tus hijos a la presencia de Dios.

- Se su pastor.

- Dirígeles en oración. Permite que te escuchen orar.

- Dirígeles en la lectura de la Biblia – lee las escrituras.

- Llévalos a la Iglesia – a que se involucren, a que diezmen, que tengan una relación con Dios, y a estar en un ministerio.

5. Saca tiempo para tus hijos.

- Coman juntos – especialmente la cena, ayúdalos con sus tareas haz deporte con ellos, ríe con ellos y apoya sus actividades.

- Haz tiempo regularmente para la familia y salidas con cada uno por aparte.

- Habla con tus hijos, hazles preguntas.

- Tomen vacaciones juntos.

- Acuérdate de los cumpleaños y de los grados.

- Llévalos al colegio y cumple las citas cuando puedas.

6. Se perdonador y paciente con tus hijos.

- Se tierno y sensible cuando se caen o cuando fracasen o se desanimen, no les infundas temor con tus palabras, tono de voz o ira.

- Siempre este en un lugar donde no solo los corrige o castigue sino que también pueden ministrar misericordia y gracia.  

- Sepa que no son perfectos así que sea tolerante de sus errores.

- No pongas sobre ellos presión irrealista ni esperes que en todo les vaya bien.

7. Sé extremadamente afectivo con sus hijos.

- Tócalos, abrásalos, sostenlos.

- Diles: “Te Amo”, “Estoy orgulloso de ti” mucho.

- Sonríe mucho a tus hijos.

8. Habla bien a tus hijos.

- Habla vida a tus hijos, no muerte.

- Anímalos, no los desanimes.

- Habla vida a ellos, levántalos, construya sus vidas, no los desanimen.

- Habla palabras que diga lo orgulloso que estas de ellos.

- Habla palabras que les diga que tú te fijas en ellos. Dales cumplidos.

9. Mantente conectado a tus hijos, no importa la edad.

- Mantente al día de lo que les está pasando.

- Llámalos, escríbeles, envíales correos y visítalos.

- Salgan a comer juntos, vayan de vacaciones, participa en sus salidas y actividades...

10. Sé un mentor, amigo, y un profesor para tus hijos.

- Siempre esté disponible, hazles preguntas.

- Comparte experiencias.

- Continúa aprendiendo y creciendo.

11. Sé disciplinado ante tus hijos.

- Asume la responsabilidad de disciplinarlos.

- Haz seguimiento con amor.

- Sé constante.

- Confronta, corrija, pero con amor y respeto.

12. Admite tus debilidades (cuando sea apropiado).

- Permite que ellos vean que tú le pides ayuda a Dios.

- Reconoce cuando estés equivocado.

- Rinde cuentas ante tu familia.

Banner GRANDE