¡El Tomate!, El maravilloso secreto de una saludable y larga vida

el .

TomatesLos beneficios del tomate en la dieta son numerosos, y podemos disfrutarlos al preparar guisos, ensaladas, sopas y cremas, tanto crudos como cocidos. Sus antioxidantes protegen al organismo de los radicales libres que modifican el colesterol malo en la sangre, y ya se sabe que estos forman las placas de grasa en las arterias que desencadenan problemas cardíacos.

Entre los minerales que contiene se encuentran el fósforo y el potasio, y entre sus vitaminas, la B, E y la C. El licopeno, una forma de vitamina A con gran capacidad antioxidante, hace del tomate un alimento muy efectivo para prevenir enfermedades, entre ellas, varios tipos de cáncer. Su valor nutricional es considerable, pero aporta pocas calorías, por lo que resulta perfecto para combatir el sobrepeso.

Existe una amplia variedad de tomates: el perita o italiano, el redondo, el cherry y el de árbol son las más conocidas. El tomate maduro es adecuado para la cocción mientras que los verdes son ideales para preparar ensaladas, solos o con lechuga, cebolla, pepino y diferentes tipos de aderezo.

Un ingrediente básico en la cocina

Otro de los beneficios del tomate es que puede prepararse de infinidad de formas: crudo y aliñado en ensaladas y sándwiches, en zumos, frito, asado y en almíbar. Como ingrediente de un sofrito, es parte de numerosos platos de verduras, huevos, pescados y carnes; como salsa, acompaña pastas y arroces e interviene en muchas otras recetas: purés de verduras, sopas y caldos.

Además, resulta imposible imaginar una receta de la cocina italiana que no tenga la exquisita combinación de salsa de tomate y queso mozzarella o pecorino. Si se quiere corregir el punto de acidez en la salsa, basta con añadir una cucharadita de azúcar.

Antes de hacer salsa de tomates es preferible quitarles la piel, algo que resulta muy fácil si se hace un pequeño corte en forma de cruz en la base y se sumergen en agua hirviendo durante unos instantes; cuando comience a levantarse la piel, se desecha y se cocinan los tomates con cebolla, ajo, sal, aceite de oliva y una pizca de azúcar. Después de media hora o 45 minutos de cocción, se procesan en la batidora.

Al cocinar el tomate se libera más fácilmente el licopeno y se absorbe mejor por el organismo. Pero si no te gusta la salsa de tomate puedes consumirlo en forma de jugo, aproximadamente un vaso y medio diario, para aprovechar al máximo sus beneficios.

Fuente: cristianodigital.net, (2014),  El Tomate! El maravilloso secreto de una saludable y larga vida,  febrero 3 de 2014, http://www.cristianodigital.net/aaaah-tomate-el-maravilloso-secreto-de-una-saludable-y-larga-vida/. Imagen: Corbis