Enfermedades, hábitos y actitudes que matan

el .

enfermedadesA finales de 2014, casi cuatro de cada mil habitantes de Bogotá habrán muerto. Así ha sucedido en la capital durante los últimos años, y la tendencia no ha cambiado. En total serán 29.000 personas menos caminando por las calles, usando los sistemas de transporte, en las salas de urgencia o montando bicicleta en la ciclovía de los domingos.

La mayoría fallecerá por sus malos hábitos. De acuerdo con Mauricio Bustamante, secretario de Salud, “hablar de mortalidad tiene sentido si se determina cuál es la mortalidad evitable: todas las muertes por enfermedades crónicas de personas menores de 70 años se pueden evitar”.

Pero no sucede así. De hecho, las tres primeras causas que extinguen la vida de los bogotanos son crónicas: las enfermedades isquémicas del corazón (con el 15 por ciento de las muertes), las cerebrovasculares (7,08 %) y las crónicas de las vías respiratorias (6,45 %).

“Estos padecimientos deben intervenirse desde la niñez. De nada vale llegar tarde al médico cuando se tienen 70 años o se manifiestan los primeros síntomas. Ahí ya no puede hacerse nada”, agregó Bustamante.

¿Cómo se logra eso? Con prevención, una sana alimentación, ejercicio, control del estrés, cero tabaco o estupefacientes y poco alcohol. Pero si cada bogotano se hiciera el examen de conciencia, son pocos los que pueden decir que no han pecado contra alguno de estos mandamientos de la salud.

No es solo un problema de Bogotá. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la estadística se repite en todo el mundo: durante el 2012, 7,4 millones de personas murieron por enfermedades del corazón; 6,7 millones, por ataques cerebrovasculares y 3,1 millones, por enfermedades de las vías respiratorias.

¿Afectan estas enfermedades a hombres y mujeres por igual? No. Ellas mueren más viejas, sin violencia y de causas naturales: el 72 % muere después de los 60 años, seguidas por el 12,6 % de mujeres entre los 45 y los 59 años.

Ellos, por su parte, tienen más chance de morir entre los 15 y 44 años (21,13 %), por agresiones, accidentes de tránsito y VIH, además de otras enfermedades crónicas. Solo están precedidos por los sexagenarios (55,2 %) y los siguen los hombres de entre 45 y 59 años (16,04 %).

Intolerancia que mata

Pese a la histórica reducción de la tasa de homicidio en Bogotá –de 22 casos por cada 100.000 habitantes a 16,4 entre el año 2011 y el 2013–, son las agresiones que terminan con un acta de defunción las que ocupan el cuarto lugar entre las causas de mortalidad. En el resto del mundo, esa posición la ocupan las víctimas de infecciones respiratorias. (Lea: Violencia, enfermedad urbana que mata a los jóvenes)

Esto significa que durante el 2012 (el último periodo con cifras consolidadas, según Medicina Legal, el Dane y la Secretaría de Salud), 1.128 personas tuvieron un final violento en las calles de una ciudad que lucha por reducir esa tasa a un dígito.

Pero en países de ingreso medio alto (Colombia es parte de esa clasificación del Banco Mundial), los asesinatos no están entre las 10 primeras causas de muerte, lo que le plantea retos a la ciudad en materia de seguridad y convivencia.

“Infortunadamente, esta violencia en el país afecta a la capital y nos dice que la lucha del Distrito para reducir la tasa no será sencilla”, explicó Hugo Ernesto Zárrate, exsecretario de Gobierno, quien renunció esta semana.

La agresividad también está en las vías. Más de 2.500 personas fallecieron entre 2007 y 2012 en accidentes de tránsito (la undécima causa durante ese periodo de tiempo). Según la Secretaría de Movilidad, son los peatones, seguidos por los motociclistas, las principales víctimas.

Dentro de la lista de muertes violentas está el suicidio: 1.118 casos se presentaron entre 2007 y 2012. Eso la convierte en la causa 17 de mortalidad.

Cáncer: la lucha continúa

Extraña que los tumores se encuentren tan abajo en el top 10: en el 2012, los de estómago y colon ocuparon la octava y novena posición, respectivamente, con 1.440 casos. Pero si se mira el consolidado entre el 2007 y ese año, el de estómago ocupa el séptimo lugar; el de mama, el noveno y el de colon, el décimo (unas 9.550 víctimas).

En realidad, si se suman todos los tipos de cáncer, serían la segunda causa de mortalidad en Bogotá. Cifras de la Secretaría de Salud indican que son doce los tipos de cáncer que matan a los bogotanos: de estómago, colon (y de la unión rectosgmoidea, recto y ano), mama, próstata, pulmón, útero, ovario, cerebral, óseo, tiroides, de hígado y leucemia.

Se trata de padecimientos que suelen presentarse cuando hay herencia familiar, pero en su aparición también influyen los factores ambientales y los malos hábitos.

“Los controles médicos son importantes. Una detección temprana puede salvar la vida y evitar que los tumores benignos se conviertan en malignos”, señaló el secretario Bustamante. Es más, la OMS asegura que un tercio de los casos podrían evitarse si además se evitaran el tabaco y el alcohol, si se aumentaran la actividad física y los alimentos saludables.

Ese organismo internacional advirtió que 1,3 millones de personas fallecieron en el 2012 en el continente por esta enfermedad (el 43 % de los casos se dio en América Latina y el Caribe) y que para el 2030 la cifra ascenderá a 2,1 millones de víctimas.

Aún más preocupante es que la incidencia de nuevos casos de cáncer es mayor en las mujeres: en un periodo de seis años fallecieron 8.341, mientras que hubo 6.839 casos de hombres.

Fuente: www.eltiempo.com, (2014), Enfermedades, hábitos y actitudes que matan, Septiembre 29 de 2014, http://www.eltiempo.com/multimedia/especiales/enfermedades-habitos-y-actitudes-que-matan/14633977. Imagen: Corbis