Energizantes quedarían prohibidos para menores

el .

bebidasSi todo sale como lo planea el Ministerio de Salud, en unos meses el consumo de bebidas energizantes en Colombia estará prohibido para menores de 18 años. La propuesta, que surge como respuesta a la exigencia del Consejo de Estado de replantear las normas que están regulando estas bebidas en el país, pretende llamar la atención sobre los riesgos que puede suponer su consumo en exceso para la salud de los adolescentes, quienes son algunos de sus principales consumidores.

Pero la reacción de la industria de bebidas no se hizo esperar. Hace una semana, cuando el ministerio colgó la norma propuesta en su página web con el fin de recibir comentarios de los interesados, el gremio de empresarios se organizó y le pidió al Gobierno que replanteara el impedimento, argumentando que no existe un sustento científico que compruebe que el “consumo responsable” de energizantes por adolescentes es dañino.

“Nos sorprende la medida que plantea el Gobierno. Si Colombia aprueba esa prohibición sería un país pionero en esta regulación, porque en la Unión Europea y en Estados Unidos se permite el consumo desde los 12 y los 14 años, como ocurre en Colombia, entendiendo que estas son bebidas con cafeína que pueden ser tomadas sin inconvenientes por un niño de 15, 16 o 17 años. La idea del Ministerio de Salud no tiene soporte científico que la avale”, dice Santiago López, director de la Cámara de Bebidas de la Andi.

Otra cosa piensa la subdirectora de Salud Nutricional, Alimentos y Bebidas del Minsalud, Ana Patricia Heredia. Según la funcionaria, otros países, como Ecuador, Chile, Argentina, Paraguay y Costa Rica, han adoptado la medida.

“Lo que pasa es que en el discurso, dependiendo del debate, se ha querido separar los grupos poblacionales entre niños y adolescentes. Pero para la legislación colombiana se deja de ser niño a los 18 años, cuando es posible tomar decisiones conscientes. Uno pensaría que los energizantes sólo podrían afectar a los niños más pequeños, pero los adolescentes están en una etapa de crecimiento en la que no es recomendado ingerir sustancias como la cafeína, que puede producirles ansiedad y alteraciones en el sueño”, dice Heredia.

Además, el ministerio se muestra preocupado por el aumento exponencial del consumo de estas bebidas por adolescentes. En pocos años, las bebidas energizantes en Colombia pasaron de relacionarse con la vida nocturna y las fiestas de estratos altos a convertirse en un producto de muy fácil acceso que incluso se vende en semáforos.

Este cambio, impulsado por la llegada de marcas colombianas al mercado de bebidas, disparó su consumo en los últimos cincos años, provocando un crecimiento del 85% en las ventas de toda la industria de energizantes.

Según el diario Portafolio, mientras en 2007 las ventas de este segmento ascendieron a US$49,6 millones, al cierre de 2012 llegaron a los US$91,6 millones.

En 2011, un artículo publicado por la Academia Estadounidense de Pediatría en Pediatrics calculó que mientras en 2003 el 16% de los adolescentes del mundo había recurrido a los energizantes, en 2008, el porcentaje había aumentado a 35%.

Pero el tiempo pasó y el consumo se siguió disparando. Para 2013, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) calculó que el 30% de los adultos (entre 18 y 65 años), el 68% de los adolescentes (entre 10 y 18 años), y el 18% de los niños (entre 3 y 10 años) consumen bebidas energéticas al menos una vez al año.

Aunque representantes de la industria en Colombia, como Santiago López, de la Cámara de Bebidas de la Andi, han repetido que estas bebidas no traen riesgos para la salud “siempre que sean consumidas con moderación”, la evidencia científica revela que ni adultos ni adolescentes le ponen límites a la cantidad de energizantes que ingieren.

La misma EFSA aseguró que el 11% de los consumidores adultos y el 12% de los adolescentes que fueron consultados habían consumido más de un litro de este tipo de bebidas en un solo día.

La nueva regulación propuesta en Colombia se debate al tiempo en que diferentes gremios científicos internacionales se han mostrado preocupados por el uso excesivo de energizantes. La semana pasada un equipo de investigadores que trabaja en la Oficina Regional para Europa de la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que el incremento de su consumo puede convertirse pronto en un problema de salud pública mundial.

Los expertos recordaron que la ingesta descontrolada de cafeína puede provocar, entre otros síntomas, palpitaciones, hipertensión, convulsiones y graves trastornos del sueño.

Fuente: www.elespectador.com, (2014), Energizantes quedarían prohibidos para menores, Octubre 31 de 2014, http://www.elespectador.com/noticias/salud/energizantes-quedarian-prohibidos-menores-articulo-525153. Imagen: Google