Pautas para un embarazo saludable

el .

Pautas para un embarazo saludablePara aumentar las posibilidades de que la fecundación concluya con éxito, los futuros padres deben incorporar a su vida una serie de hábitos saludables y evitar ciertas situaciones y conductas nocivas. La doctora Victoria Verdú marca una serie de pautas

Estrés, obesidad, trastornos alimentarios, hábitos tóxicos, medicamentos. Son algunos de los factores que, según numerosos estudios científicos, conspiran en distinto grado para dificultar que muchas parejas hagan realidad su sueño de “ser papás”.

Además de mantener a raya las situaciones o prácticas que obstaculizan la fertilidad, conviene potenciar las conductas y actividades que favorezcan la fecundidad, de acuerdo a la doctora Victoria Verdú, coordinadora de Ginecología de la clínica Ginefiv (www.ginefiv.com), que ofrece una serie de consejos, tanto para favorecer el embarazo de forma natural, como para afrontar con éxito un tratamiento de reproducción asistida.

Cuidado con el reloj biológico

“La edad es un factor clave para lograr un embarazo. La mujer cada vez se plantea la maternidad más tarde y, por cada año que se retrasa, las posibilidades de quedarse embarazada se reducen un 5 por ciento, debido a la disminución de la calidad ovocitaria y a la reserva de óvulos. A partir de los 35 años empieza a haber más dificultades para concebir”, explica la doctora Verdú.

 Adiós al tabaco y el alcohol 

Según la especialista, “las mujeres fumadoras requieren en ocasiones más medicación con gonadotropinas para estimular la ovulación y registran tasas de implantación más bajas”.

Además, “en el caso de fumar mucho, hay más posibilidades de sufrir abortos, gestaciones extrauterinas y otras complicaciones como placenta previa, prematuridad… e incluso riesgo de menopausia precoz. En cuanto al alcohol, es recomendable reducir su ingesta y cesarla por completo durante el embarazo”.

Controlar el peso 

“Tan perjudicial para la fertilidad es la obesidad como la delgadez excesiva. La primera se asocia a fallos en la ovulación y a mayor riesgo de diabetes gestacional e hipertensión. El peso muy bajo puede reducir la producción de la hormona GnRH y alterar la ovulación, así como afectar a la disponibilidad del revestimiento uterino para permitir que el embrión pueda implantarse en él”, explica esta ginecóloga.

 Cuidar la alimentación

La doctora aconseja “consumir alimentos con alto contenido en antioxidantes como frutas y verduras; hierro y ácido fólico, presente en los cereales; y ácidos grasos omega-3, que se encuentran de modo natural en los pescados azules como el atún, el salmón, las sardinas o el marisco, ya que pueden mejorar la calidad de los óvulos”.

También, evitar los “alimentos elaborados con harinas refinadas, ya que aumentan los niveles de insulina que interfieren negativamente en la ovulación. Además, varios estudios aseguran que más de tres tazas de café al día afectan negativamente a la fertilidad femenina”.

 Relajarse y evitar el estrés

La tensión nerviosa, “puede bajar el nivel de gonadotropinas y aumentar los niveles de prolactina, lo que acabaría provocando ausencia de ovulación”, señala la doctora Verdú, quien apunta también que, “en mujeres con un alto nivel de ansiedad y estrés las tasas de embarazo bajan y aumentan las posibilidades de sufrir un aborto”.

 Cuidar la salud sexual: fundamental

“No hay que descuidar las revisiones ginecológicas anuales y consultar ante cualquier afección o molestia. Es conveniente informar al médico de que se está buscando un bebé, para que compruebe nuestro estado de salud y haga las recomendaciones oportunas”.

Otro consejo es “acudir al médico, si tras un año intentando concebir un hijo de forma natural, éste no llega, para que nos haga las pruebas necesarias o derive a un especialista”.

 Controlar la toma de medicamentos

“Algunos fármacos afectan a la fertilidad o interfieren en los medicamentos de los tratamientos de fertilidad; otros pueden causar defectos en el feto e incluso abortos, por lo que debe informar a su médico si está tomando algún fármaco”, indica esta experta.

Practicar deporte con moderación

Aunque el deporte es muy beneficioso para la salud y el bienestar al planear un embarazo es recomendable bajar el ritmo y la intensidad del ejercicio.

 Cuidar el bienestar psicológico

“Mantener una actitud positiva a la hora de buscar un embarazo o empezar un tratamiento es vital y contribuye a llevarlo mejor y evitar la ansiedad. La acupuntura o la asistencia psicológica son de gran ayuda para controlar los aspectos emocionales”.

La fertilidad es cosa de dos

La doctora Verdú admite que “el hombre es el gran olvidado al hablar de fertilidad, pero un tercio de las causas de ésta se deben al varón.

“Para mantener una buena calidad espermática hay que evitar el consumo de tabaco, ya que puede influir en la reducción de la concentración espermática y en su movilidad, así como cuidar la alimentación, controlar el estrés, reducir la ingesta de alcohol e incluso evitar el uso de ropa interior ajustada, ya que pueden debilitar el esperma”, señala.

Fuente: efesalud.com, (2013), Pautas para un embarazo saludable, Diciembre 9 de 2013, http://www.efesalud.com/noticias/pautas-para-un-embarazo-saludable/. Imagen: Google