Iglesia venezolana clama a Dios por ayuda tras crisis política

venezuela En lo que va del año, los venezolanos han visto cerca de 268 protestas y 678 saqueos o intentos de saqueos, debido a la crisis política-social que atraviesa el país. Esto de acuerdo con el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social. A la par de esta situación la inseguridad alimentaria y la crisis humanitaria se intensifican.

“Estamos viviendo una situación particularmente compleja, son muchos los factores que influyen en la vida del país, se mezcla lo político, económico y social… Lo incierto se refiere a detalles cotidianos que afectan a todos los ciudadanos… Sin precedente en la historia del país”, indica el sociólogo Ramón Piñango.

Venezuela es el único país con inflación de tres dígitos, esto se combina con una fuerte escasez de bienes que afecta al sector productivo y a la población.

Conversamos con el pastor Jaime Pérez para conocer su punto de vista sobre esta crisis que atraviesa Venezuela.

“Realmente preocupa la situación con los alimentos, los medicamentos, con la atención en los hospitales, que ahora están generando una situación complicada según algunas estadísticas que se manejan. Se calcula que más de un millón de personas han emigrado de Venezuela a raíz de la situación de estos conflictos y la situación no pareciera mejorar”, dice el pastor Jaime Pérez.

Según expertos en el tema, el deterioro de Venezuela se trata de un colapso de modelo que, para ser superado, entre otras cosas, requiere de cambios políticos, económicos y sociales. Para ellos, es un hecho que la población en su totalidad se encuentra esperando un cambio y está pasando por un proceso de transición.

Las cifras que salen a relucir son las de un país que necesita una reconstrucción.

Para el pastor Enrique Soto, dice que los cristianos venezolanos se están viendo afectados por el deseo a lo material.

“La gente no piensa sino en lo que dice la Biblia: ‘Raíz de todos los males es el amor al dinero’. Claro, un país petrolero y rico como Venezuela, genera tanto deseo de lo material. Tenemos que pedirle al Señor con mucho fervor que haya un avivamiento en Venezuela. Yo creo que sin el evangelio y la acción de una iglesia unida, no sé qué esperanza pueda haber para Venezuela. Pero, el Señor está haciendo cambios grandes y está trayendo cada vez más unidad, trayendo esa conciencia de que es necesario volver a lo básico del evangelio para Venezuela”, precisa el pastor Enrique Soto.

Si bien el reto que se prevé para Venezuela es inmenso y muy exigente, dentro del territorio nacional aún se mantiene la convicción que con los cambios adecuados el país tiene un enorme potencial para el desarrollo, dejando atrás el empobrecimiento.

Banner GRANDE