EL GOZO DEL PROGRESO

GozoPasaje clave: Hechos 20:24.

El apóstol Pablo quería ser todo lo que Dios quería que él fuera, y quería hacer todo lo que Dios quería que él hiciera, pero quería hacerlo con gozo.

Debemos aprender a estar gozosos con nuestro progreso, y no deprimidos pensando en todo lo que tenemos que avanzar todavía. Tenemos que aprender a mirar lo positivo y no lo negativo.

Una de las consecuencias secundarias del legalismo es que las personas nunca están satisfechas a menos que cumplan toda la ley. Si no cumplen en un punto se hacen culpables de todos (Santiago 2:10).

Uno de los beneficios del nuevo pacto es el hecho de que podemos estar satisfechos durante todo el viaje. Nuestra satisfacción no se encuentra en nuestro desempeño, sino en Jesucristo mismo.

En Juan 10:10 Jesús dice que Él vino para que tuviéramos vida y la gozáramos. En el mismo versículo Él dice: “El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir…”.

El ladrón al que se refiere es el legalismo o un enfoque legalista hacia Dios. Saca todo de nosotros sin damos nada a cambio, excepto culpa y miseria. Por la ley no podemos ser justificados, y tampoco podemos tener paz y gozo. A través de Jesús todas esas cosas son regalos gratuitos para nosotros, dados por la gracia de Dios, no merecida por nuestro trabajo. Las recibimos por fe.

Vive con Gozo, Paz y Esperanza

Recuerdo una tarde en que me sentía muy insatisfecha y descontenta. Fui a buscar una caja de promesas que alguien me había dado. Una caja de promesas es un envase pequeño que contiene tarjetas con versículos bíblicos. El propósito es que el creyente saque una tarjeta y recuerde una promesa de Dios cuando esté en necesidad. Bueno, yo sentía que necesitaba algo, pero no estaba segura de qué.

No tenía ni paz, ni gozo y me sentía desgraciada. Saqué una tarjeta que tenía impreso Romanos 15:13 y fue sin duda “la palabra oportuna” para mí (Isaías 50:4). Mi problema era simple, estaba dudando en vez de creer. Estaba dudando del amor incondicional de Dios, dudando de que pudiera escuchar de Él, dudando de Su llamado en mi  vida, dudando de que Él estuviera contento conmigo. Estaba llena de dudas… dudas… dudas. Cuando me di cuenta del problema, volví a tener fe y se acabaron mis dudas. Mi gozo y mi paz volvieron de inmediato.

He descubierto que esto es cierto una y otra vez en mi vida. Cuando parece que la paz y el gozo se han ido, reviso mis creencias —que generalmente también se han ido. Podemos deducir que dudar de nosotros mismos robará nuestro gozo y nuestra paz.

Recuerdo años de mi vida en que la relación que tenía conmigo misma era dudar de mí misma. Dudaba de mis decisiones; dudaba de mi apariencia; dudada acerca de si realmente estaba siendo guiada por el Espíritu Santo; dudaba acerca de si estaba haciendo lo correcto o diciendo lo correcto; dudaba de si en alguna manera estaba complaciendo a Dios o a cualquiera otra persona. Yo no estaba contenta conmigo misma, entonces ¿cómo podría otra persona estar contenta conmigo?

Estoy tan feliz de que esos años quedaron atrás. Ahora practico Gálatas 5:1 “Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres (una liberación completa), y no estéis otra vez sujetos al yugo de la esclavitud (que antes tenían)”.

Gozo

Tuve una esclavitud tan grande al legalismo en mi vida, que probablemente deberé mantenerme siempre firme en su contra. Ahora puedo detectarlo, y también sus síntomas- y ese conocimiento hace que resista a Satanás y goce de la libertad que tengo en Cristo.

Podemos ser libres para creer que realmente estamos bien y en camino, no en forma perfecta, sino avanzando decididamente. Podemos ser libres para gozar de la vida, gozar de Dios y de nosotros mismos.

Extracto del libro “Cómo Tener Éxito en Aceptarte a ti Mismo”

Por Joyce Meyer

Fuente: devocionaldiario.org, (2014), EL GOZO DEL PROGRESO, enero 27 de 2014, http://devocionaldiario.org/devocional-diario/devocional-joyce-meyer-el-gozo-del-progreso/.  Imagen: google

Banner GRANDE