DESPUES DE LA TORMENTA

BANNER CONTRUYENDO GENERACIONES

DESPUES DE LA TORMENTAJob 42:10 “Y quitó Jehová la aflicción de Job, cuando él hubo orado por sus amigos; y aumentó al doble todas las cosas que habían sido de Job”.

Hay ocasiones en que la realidad que podamos estar viviendo resulta totalmente diferente a como la habíamos soñado. Sin embargo en el caso de Job, ocurrió todo lo contrario, ya que siendo un hombre recto, perfecto, temeroso de Dios y apartado del mal (Job 1:1) presintió que un día algo malo podría ocurrirle y de la manera como lo soñó le sobrevino, por que el temor es una especie de fe contraria.

La tormenta que golpeo a Job le arrebato en un solo instante a sus siete hijos y tres hijas, su hacienda, sus siete mil ovejas, sus tres mil camellos, sus quinientas yuntas de bueyes, sus quinientas asnas, y sus muchísimos criados que representaban muchos años de trabajo, esfuerzo y sacrificio; incluso su piel cubierta de gusanos se le caiga en pedazos por causa de una penosa enfermedad; hasta su esposa quien era su única esperanza le termino cuestionando su fe: maldice a tu Dios y muérete”. (Job 2:9).

Todos inevitablemente en algún momento de nuestras vidas hemos tenido que enfrentar situaciones similares a las vividas por Job, que aparecerán para fortalecer nuestras convicciones y enriquecernos o para dejarnos prostrados en el camino, todo depende de la actitud como las afrontemos. Conflictos laborales, Quiebra financiera, perdida de un ser querido o una ruptura afectiva, nos colocaran siempre frente a dos alternativas, asumirlo con madurez y responsabilidad o bien ignorarlo, pensando que de esa manera el inconveniente desaparecerá.

Enfrentar un problema es mantener la calma y poder hablar abiertamente del tema sin afectarse, es analizar porque se llego a esa situación y ver como se sale de ella. Si somos capaces de enfrentarlo y encontrar una buena solución rápidamente lo superaremos y seguiremos nuestro camino hacia el éxito, sabiendo que lo trágico de la situación que podamos estar atravesando, no necesariamente significa nuestro final, porque Dios es el que tiene la ultima palabra.

Si Job se hubiese echado a la pena por lo que le estaba pasando, que desde ningún punto de vista se puede comparar con lo que usted y yo podamos estar viviendo en estos momentos, lo mas probable es que no hubiera podido disfrutar de las paginas gloriosas que Dios desde antes de formarlo en el vientre de su madre ya había escrito a cerca de el. Job 42: 12 “Y bendijo Jehová el postrer estado de Job más que el primero; porque tuvo catorce mil ovejas, seis mil camellos, mil yuntas de bueyes y mil asnas, 13 y tuvo siete hijos y tres hijas. 14 Llamó el nombre de la primera, Jemima, el de la segunda, Cesia, y el de la tercera, Keren-hapuc. 15 Y no había mujeres tan hermosas como las hijas de Job en toda la tierra; y les dio su padre herencia entre sus hermanos. 16 Después de esto vivió Job ciento cuarenta años, y vio a sus hijos, y a los hijos de sus hijos, hasta la cuarta generación.17 Y murió Job viejo y lleno de días.

“Las tormentas, son las que le permiten a las águilas remontarse a las alturas mas cerca de su creador”. Vuela, pero hazlo tan alto que las tormentas de la vida jamás puedan alcanzarte”.

Banner GRANDE