EL LUGAR DE LAS DECISIONES

BANNER CONTRUYENDO GENERACIONES

EL LUGAR DE LAS DESICIONESJuan 10:9 “Yo soy la puerta; el que por mi entrare, será salvo; entrara y saldrá y hallara pastos”.

Desde tiempos antiguos a las ciudades fortificadas a los palacios y casas se hacían una o varias puertas, creadas con el propósito de poder permitir la “ENTRADA” y la “SALIDA” de sus habitantes, aunque por supuesto eran herméticamente aseguradas para impedir el acceso a los enemigos. Pero además las “PUERTAS” significaban el lugar mas publico de la ciudad, donde se trataban los asuntos, y se llevaban a cabo las transacciones legales ante testigos (Génesis 23:10); era el lugar en el que se examinaban y Juzgaban los litigios; las grandes decisiones se tomaban en las “PUERTAS”.

Esto nos permite descubrir la profundidad de lo que Jesús quiso decir al darse a conocer a si mismo como: “YO SOY LA PUERTA”. No esta demás aclarar que no se refería a una “PUERTA” cualquiera, sino a la única que puede conducirnos a la salvación eterna, detrás de la cual encontramos el camino de regreso al padre, en donde finalmente seremos reconciliados con El.

Jesús es la PUERTA ANGOSTA; aunque también nos alerto acerca de la existencia de una “PUERTA ANCHA” que conduce a la perdición y separación eterna. (Mateo 7:13); independientemente de la puerta que escojamos se requiere tomar una decisión personal a la hora de hacerlo; Dios jamás nos forzara a ingresar por una ellas, cada cual en su libre albedrio lo determina con sus propias acciones. Pero es interesante encontrar en esta porción que estamos estudiando, se habla de dos acciones que parecieran paradójicas pero que encierran el gran secreto de la revelación de la cruz; analicemos nuevamente el texto inicial. Juan 10:9 “Yo soy la puerta; el que por mi entrare, será salvo; entrara y saldrá y hallara pastos”.

La primera acción es ENTRAR, que es la “crucifixión” de nuestro yo; esa primera actuación nos proporciona la salvación; la segunda acción es SALIR, un prototipo de nuestra resurrección juntamente con Cristo, como lo afirma (Efesios 2:6); Los pastos que nos hablan de lugar de descanso y sustento, no están dentro de la puerta, sino en el mismo lugar donde ahora nos encontramos, pero no los podremos tomar hasta que la obra de la cruz nos sea revelada. Muchas bendiciones que Dios ha colocado al nuestro alcance se pueden estar perdiendo precisamente por no haber entendido esta gran verdad.

“No te quedes contemplando la PUERTA (Jesús), entra por ella, pero no te olvides de SALIR, porque los pastos están esperando por ti”.

www.construyendogeneraciones.com

Banner GRANDE