Marcas de un Verdadero Apóstol: Nombrado por Jesús

apostolesMucha gente hoy en día dicen ser apóstoles –ejercen la misma autoridad y poder que los líderes de la iglesia del Nuevo Testamento. Para evaluar adecuadamente las afirmaciones, estamos viendo los requisitos bíblicos para el apostolado y la medición de las credenciales de estos apóstoles modernos contra las de los hombres que el Señor usó para fundar y establecer Su iglesia.

El sustantivo griego apostolos —de la cual obtenemos la palabra apóstol— se deriva del verbo apostello, que significa “despedir a una comisión para hacer algo como representante personal de uno, con credenciales suministradas.” [1] [Kenneth S. Wuest ,Las Epístolas Pastorales en el Griego del Nuevo Testamento, vol. 2 de Estudios de la Palabra en el griego del Nuevo Testamento (Grand Rapids: Eerdmans, 1978), p. 22] Podríamos traducir apostolos como “enviado” o “embajador”, alguien que va en una misión que lleva las credenciales de la persona que lo envió.

Un apóstol en el Nuevo Testamento fue enviado para llevar el evangelio a los pecadores, y varias personas en las iglesias –tanto personajes principales y menores –fueron llamados apóstoles. Bernabé (Hechos 14:14), Epafrodito (Filipenses 2:25), Andrónico y Junio (Romanos 16:7) y Santiago el hermano del Señor (Gálatas 1:19), todos llevaban el título, a pesar de que no estaban entre los doce elegidos por nuestro Señor. Ellos son los que 2 Corintios 8:23 llama “mensajeros [apóstoles] de las iglesias.”

En este sentido amplio, los creyentes hoy en día son capaces de realizar el trabajo apostólico a través de la evangelización y el servicio a la iglesia. Pero eso no es lo que quieren decir muchos líderes religiosos modernos cuando afirman el oficio apostólico. En su lugar, los apóstoles modernos están afirmando autoridad, privilegio y poder que sólo pertenecía a los hombres, especialmente designados por Jesús.

En su uso más restringido y común del Nuevo Testamento, apóstol se refiere a “un apóstol de Cristo Jesús” (1 Timoteo 1:1). Esos apóstoles incluyeron los doce originales (con la sustitución de Judas y la adición de Matías después de la deserción de Judas) y Pablo. En contraste con los apóstoles de las iglesias, estos hombres fueron comisionados por Cristo mismo. Ellos fueron escogidos por Él (cf. Lucas 6:13, Hechos 9:15) y aprendieron el Evangelio de Él, no de otros hombres (cf. Gálatas 1:11-12).

En Marcos 3:14, leemos que “Él [Jesús] Instituyó Doce,” que luego son nombrados en los versículos 16-19. Como vimos la última vez, los apóstoles fueron escogidos por Dios mucho antes haber nacido. Pero en la vida, fueron seleccionados por la mano del Dios encarnado. Como Jesús dijo en Juan 15:16: “No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os escogí, y os he puesto para que vayáis y deis fruto.”

 Esa misma mentalidad condujo a Pablo a describir su propia obra como “el ministerio que recibí del Señor Jesús” (Hechos 20:24). Él también se hizo eco de ese sentimiento en Romanos 1:4-5, reconociendo a Cristo como la fuente de su apostolado.

Los apóstoles Neotestamentarios no sólo fueron escogidos por Dios, fueron nombrados por Jesús –llamados de entre la multitud y apartados para un trabajo específico en nombre del Salvador.

Es una maravilla entonces que tantos hombres y mujeres de hoy afirman la autoridad y el poder del oficio apostólico, cuando claramente carecen de las credenciales necesarias, que acompañaron a ese oficio en la Escritura. Al examinar aún más las marcas de un verdadero apóstol, más claramente veremos que sus afirmaciones vanas no retienen el agua. Ahí es donde vamos a retomarlo la próxima vez.

Por John MacArthur

Fuente: cristianosaldia.net/, (2013), Marcas de un Verdadero Apóstol: Nombrado por Jesús, Diciembre 6 de 2013, http://www.cristianosaldia.net/index.php/Mundo-Cristiano/Marcas-de-un-Verdadero-Apostol-Nombrado-por-Jesus.html. Imagen: Google

Banner GRANDE