Evangélicos se movilizan contra el nuevo Código Penal de Bolivia

bolivia noticiascrisitanaseditLa Asociación Nacional de Evangélicos de Bolivia muestra su preocupación por una norma que “puede constituirse en abuso estatal” y rechaza cualquier instrumentación política de sus reclamos.

 

La reciente aprobación del Código del Sistema Penal de Bolivia ha generado una gran preocupación entre los evangélicos del país. Así lo han expresado, en un comunicado difundido tras celebrar una asamblea extraordinaria el pasado miércoles, la Asociación Nacional de Evangélicos de Bolivia (ANDEB) y las Iglesias Evangélicas Unidas Departamentales. Ambas entidades, representativas de gran parte de las iglesias evangélicas del país, piden al Gobierno “la abrogación del Código del Sistema Penal recientemente aprobado mediante la Ley No. 1005 de 15 de diciembre de 2017, y que el órgano legislativo inicie la labor y trabajo de elaborar una nueva ley penal que sea el resultado de la realidad social boliviana y de una política criminal aplicable, y que además emerja de un consenso y pacto social de todos los sectores que conforman la población de nuestro país”.

Los firmantes consideran que esta promulgación ha generado una “profunda preocupación”, por lo que piden al Gobierno, así como a la oposición y los sectores discordantes con la norma, que asuman “la determinación de buscar a través del diálogo sincero y proactivo la salida a las diferencias” evitando el “enfrentamiento y el uso de la violencia”.

 CONTRA LA POSIBLE CRIMINALIZACIÓN DE SUS ACTIVIDADES

El código penal, según entiende ANDEB, ha sido redactado “sin una suficiente participación ciudadana”. La norma es rechazada tanto por su forma como por el fondo: “crea delitos, es imprecisa, ambigua, mal redactada, contradictoria y su realización punitiva discrecional puede constituirse en abuso estatal”, denuncia la entidad evangélica. El artículo 88 es el que mayor controversia está generando, dado que “en su ambigua redacción cataloga las actividades propias de la difusión y proclamación del evangelio como delito de Trata de Personas”.  “Manifestamos nuestro más firme rechazo a tal redacción e inclusión de nuestras actividades ministeriales como posibles actos y conductas contrarias a la ley, olvidando el legislador que las iglesias cristianas evangélicas en Bolivia son organizaciones religiosas y de culto reconocidas por el Estado boliviano que gozan de personalidad jurídicas y que están abocadas a procurar el bien de los bolivianos. La malograda y ambigua redacción se presta para cualquier interpretación interesada que se quiera aplicar en contra de nuestras organizaciones religiosas y de culto”, añaden los evangélicos.

LEGISLACIÓN SOBRE EL ABORTO

En la misiva, también se expresa su decepción por no haber sido atendidos en cuanto a su oposición al aborto. “No han sido escuchados (…) las miles de firmas, movilizaciones multitudinarias y reuniones con legisladores y presidentes de ambas cámaras en nuestro reclamo y representación por el aumento de las causales del aborto impune establecidos en el Art. 157 del Código del Sistema Penal, y otras disposiciones contradictorias a los derechos humanos y la vida. La mayoría de los bolivianos no quiere el aborto. Bolivia es defensora de la vida”.

"ESTADO DE EMERGENCIA": MOVILIZACIONES Finalmente, el comunicado expresa la intención de iniciar movilizaciones públicas en todo el país. “Mantenemos el estado de emergencia nacional de toda la comunidad y pueblo cristiano evangélico de Bolivia, y en consecuencia se realizarán actos, reuniones y cultos de oración e intercesión espiritual por nuestro país en todas las ciudades y lugares donde estén establecidas iglesias y organizaciones cristianas evangélicas”. En esa línea, se ha constituido una “Comisión Nacional de Emergencia compuesta por el directorio de la Asociación Nacional de Evangélicos de Bolivia (ANDEB) y los presidentes de Iglesias Evangélicas Unidas Departamentales, que tendrán a su cargo recoger las propuestas de la Asamblea Extraordinaria y delinear las medidas a seguir frente a esta situación por la que atraviesa el país y la iglesia cristiana evangélica”.

Entre estas medidas, ya se ha avanzado una primera marcha pacífica para este martes 16 de enero que recorrerá las principales calles del centro de la ciudad de Cochabamba.  El pasado 11 de enero se produjo una concentración de evangélicos en la ciudad de Santa Cruz: El próximo domingo 21 de enero las iglesias evangélicas de Bolivia celebran un día especial de ayuno y oración. “Se está convocando para que todas las iglesias de Bolivia salgan de sus cultos para ir a las plazas”, expresó Ruth Montaño, asesora legal de ANDEB.

Banner GRANDE