La Alianza Evangélica Europea alerta de nuevas restricciones religiosas en Kazajistán

amenaza noticiaEditKazajistán es uno de los países que figuran en la Lista Mundial de Persecución 2018, publicada por Puertas Abiertas. Concretamente ocupa el puesto 28 en la clasificación de los 50 países donde la persecución del cristianismo es más severa, con una puntuación de 62,58. Seis puntos más que en la última edición del documento, de 2017.

 

Y esa calificación podría seguir creciendo porque, según denuncia la Alianza Evangélica Europea (EEA, por sus siglas en inglés), el Ministerio kazajo de Religión y Sociedad Civil ha preparado un proyecto de enmienda a la Ley de Religión de 2011 que supondría un endurecimiento en las limitaciones de libertad religiosa que afectaría, sobre todo, a las minorías del país, como los evangélicos. Tampoco quedarían exentos los musulmanes que se encuentran fuera del monopolio del Consejo Sunita Hanafí.

Con el nuevo documento, que ahora se encuentra en forma de borrador a la espera de ser aprobado por el primer ministro, Bakytzhan Sagintayev, para enviarlo después a la cámara baja del Parlamento, se cambiarían tres códigos y nueve leyes de la legislación religiosa actual, hecho que añadiría presión a la ley que ya se aprobó en 2011, que obligaba a todas las organizaciones religiosas a registrarse de nuevo.

Desde entonces, según el informe de la EEA, de las más de 1.300 iglesias evangélicas que había en el país sólo 495 han sido aceptadas para continuar con su actividad. “Muchas otras han pasado a la clandestinidad o sencillamente han desaparecido.

Incluidas muchas comunidades en las que se hablaba kazajo”, explican desde la EEA. 

 MISIONEROS Y GRUPOS DE HOGAR PODRÍAN SER PROHIBIDOS

Según el informe de la EEA, la aprobación de esta enmienda permitiría la prohibición de la enseñanza religiosa en establecimientos o lugares sin los estatutos requeridos o el permiso de las autoridades regionales. Algo que, dice la Alianza, “prohibiría reuniones en hogares y casas, como los grupos de estudio bíblicos”.

También, aunque la ley de 2011 ya suponía fuertes restricciones para la actividad misionera, la nueva enmienda “reduciría aún más lo que quedaba del derecho explícito de un individuo a difundir creencias religiosas sin permiso del Estado”.

Un hecho a lo que habría que añadir la posibilidad de endurecer la censura de materiales o iconos que “han recibido negativas conclusiones de los expertos estatales de religión”, tal como dice el mismo texto.

Además, destacan otras medidas que se podrían aplicar con el cambio que se plantea en la ley, como el hecho de que sólo los líderes del conjunto de religiosos registrados por el Estado podrían oficiar pastores y responsables de comunidades, lo que según la Alianza afectaría a las congregaciones que no tienen una estructura jerárquica, o también la prohibición a funcionarios de ser miembros de asociaciones religiosas.  

CARTA AL EMBAJADOR KAZAJO EN ESPAÑA

La EEA ha hecho un llamado a “aquellos con influencia política para usar su posición en la defensa y la promoción de la libertad de religión y de creencia en Kazajistán”.

Una petición a la que se le suma una carta que ha redactado el Presidente del Grupo de Trabajo de Libertad Religiosa de la Alianza Evangélica Española y director de Puertas Abiertas, Ted Blake, para entregar al embajador kazajo en España, Bakyt Dyussenbayev, en la que se le pide al diplomático que “interceda con su gobierno para que frene la aprobación de ese borrador de reforma y promueva una ley más justa que garantice la libertad religiosa a todos sus ciudadanos sean de la religión que fuere”.

Banner GRANDE