Crisis en movilidad de Bogotá por interinidad

TranconesCon la renuncia de tres gerentes de TransMilenio (Carlos García, Fernando Rey, Fernando Sanclemente), todos nombrados por el alcalde Gustavo Petro, y dos secretarios de Movilidad (Ana Luisa Flechas y Rafael Rodríguez), uno de los sectores más importantes en la calidad de vida de los bogotanos sigue sin encontrar la estabilidad.

El tema es especialmente delicado, ahora que el Distrito y la Nación están trabajando en la elaboración de un documento Conpes que definirá los recursos y las obras de infraestructura con las que se espera tener nuevos y más modos de transporte: el metro pesado, las dos líneas de cable en el sur y la troncal de TransMilenio por la avenida Boyacá.

También porque hay varios temas aún no resueltos que tienen al Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) pasando un trago amargo: la lenta chatarrización de buses del transporte colectivo, la integración de las tarjetas y el destino de los contratos de Coobús y Egobús, firmas privadas que por problemas económicos no han podido cumplir con la entrega de buses ni con la operación de las rutas que constituyen el 40 por ciento de las que deben funcionar en Bogotá.

El experto Darío Hidalgo, ex subgerente de TransMilenio y experto internacional en este tipo de sistemas, calificó la renuncia de Sanclemente para irse a la campaña de Óscar Iván Zuluaga como "inoportuna".

Por su parte, con la salida de Rodríguez se escabulle una vez más la posibilidad de consolidar la Secretaría de Movilidad que se supone es la cabeza de todo el sector. Bajo su ala están el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), la Unidad de Mantenimiento Vial (UMV) y TransMilenio, pero entre algunos analistas la entidad no ha ejercido un verdadero liderazgo.

Además, concejales como Juan Carlos Flórez de la Alianza Social Independiente (ASI) temen que ambas entidades, medulares para la movilidad de Bogotá, se estén convirtiendo en fortines políticos o para el clientelismo. Cuando se nombró a Rafael Rodríguez como secretario, el entonces senador de 'la U' Aurelio Iragorri reconoció que era un recomendado de los concejales de su partido.

Y, cuando Petro sugirió el nombre de Marco Tulio Gutiérrez para la gerencia de TransMilenio, este tuvo que rechazar el cargo tras la tormenta que se desató cuando se descubrió que implicados en el 'carrusel' de la contratación lo salpicaron y por figurar aún como el representante legal de Conaltur, gremio de los poderosos transportadores, lo que le generaba conflictos de intereses y lo impedía para tomar decisiones claves.

Fuente: El Tiempo, (2014), Crisis en movilidad de Bogotá por interinidad, junio 17 de 2014, http://www.eltiempo.com/bogota/crisis-en-movilidad-por-renuncias-en-bogota/14131495. Imagen: Google

Banner GRANDE