Así descubrirá el Acueducto el fraude al agua en Bogotá

contadores del acueductoCon autorización de la Comisión Reguladora de Agua Potable (CRA), la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá podrá, de ahora en adelante, cobrar el agua robada, hasta por un equivalente a cinco meses de consumo. El Acueducto estima que en la ciudad se roban el 10 por ciento de los 494,41 millones de metros cúbicos de agua que se producen al año.

La autorización para este cobro, que comenzó a regir este martes, será posible porque ahora en los contratos de servicio que tienen 1’900.000 suscriptores del Acueducto está incluido un capítulo en el que se señalan los casos en los que la empresa podrá cobrar el agua consumida y no facturada (robada) y el procedimiento que aplicará la empresa para determinar esos casos de fraudes al servicio público.

En todos los incidentes, los usuarios afectados con una investigación y cobro por este tipo de hechos podrán controvertir a la empresa e incluso apelar ante la Superintendencia de Servicios, que será la encargada de confirmar o negar el cobro que el Acueducto les haga a los usuarios señalados de consumir agua sin permiso.

De acuerdo con la autorización de la CRA, la empresa determinará el tiempo de duración de la anomalía y el tipo de usuario (residencial, comercial u otro) conforme a las pruebas que obtenga en la investigación y con base en estas calculará el valor de los consumos correspondientes.

De todas formas, según las nuevas normas, “se presumirá que la duración de la anomalía es de cinco meses, salvo que la empresa o el suscriptor prueben que el tiempo fue inferior o superior”.

En la ciudad, el Acueducto ha detectado distintos mecanismos que utilizan las personas para hacerle ‘conejo’ al Acueducto y consumir agua sin que sea registrada por el contador que se instala a todos los usuarios.

Las formas más comunes son la alteración de los contadores y las conexiones paralelas que la gente hace directamente para consumir agua sin pagarla. También se presentan robos por medio de los hidrantes instalados en la ciudad para las emergencias y en caso de que el cuerpo de bomberos lo requiera, así como las reconexiones sin autorización del servicio cuando este ha sido cortado.

Así hallarán el fraude

Lo que ocurrirá a partir de ahora es que, cuando la empresa detecte que un usuario está consumiendo menos de lo habitual, hará una visita de campo para establecer si hay algún tipo de fraude.

Cuando se trate del contador adulterado, el aparato se llevará a la empresa para pruebas de laboratorio y, cuando se trate de conexiones, se buscarán las pruebas en la visita de campo. Para poder recuperar el agua que no se pagó, el Acueducto estimará, basándose en los consumos históricos y el de usuarios similares, el promedio actual del suscriptor.

Por ejemplo, si se trata de un lavadero de carros, se comparará el caso investigado con el consumo de otros lavaderos de similares características para estimar el valor del agua que se pudo consumir sin cancelar.

Una vez hecho el cálculo, la siguiente factura del usuario incluirá el cobro del agua no facturada en los meses anteriores. Si la apelación no sale a favor de los afectados y estos aun así deciden no pagar, se les suspenderá el servicio e incluso se iniciará un cobro jurídico, según los tiempos que estipula la ley.

 

‘Top’ 10 de fraudes que generarán cobros

1. Si hay conexiones o equipos de medida (contadores o medidores) alterados, intervenidos o con anomalías.

2. Si se retira el medidor para generar paso directo del agua o cambiar el medidor por otro no autorizado.

3. Intervenir el visor del medidor para impedir la lectura de la empresa o alterar su normal funcionamiento.

4. Reconectar sin permiso el servicio cuando la empresa lo ha suspendido.

5. Abstenerse de notificar a la empresa fuentes adicionales de suministro.

6. Instalar imanes, guayas u otros elementos en el contador

 

7. Instalar acometidas de agua paralelas para evitar el paso por el medidor o contador.

8. Abstenerse de notificar cambio de actividad para impedir cobro de tarifa real (por ejemplo, de residencial a comercial).

9. No notificar a la empresa cuando haya daño de equipos medidores por golpes, incendio o hurto, dentro de los tres días hábiles siguientes al hecho.

10. Proporcionar de manera temporal agua a otro inmueble o usuario distinto al que figura en el contrato con el acueducto.

 

Para evitar vertimientos

El Acueducto estableció cuáles son las sustancias prohibidas que no se pueden verter en la red de alcantarillado y autoriza al acueducto a realizar visitas para verificar su cumplimiento y aplicar sanciones. Esto, para cumplir el fallo del Consejo de Estado sobre el río Bogotá que obliga a las entidades a controlar vertimientos nocivos para el río Bogotá. Estos son algunos de ellos:

1. Basuras, escombros, desperdicios de obras o elementos que generen obstrucciones.

2. Sustancias sólidas, líquidas o gaseosas combustibles, inflamables, explosivas, corrosivas, tóxicas o que deterioren las tuberías o generen malos olores o atmósferas molestas o peligrosas.

3. Vertimientos líquidos que contengan partículas sólidas que no se dejen arrastrar libremente en las condiciones de flujo en el colector o que sean mayores de 5 mm en cualquiera de sus dimensiones.

4. Piedra pómez, arena, cenizas, escoria, huesos, lodo, paja, viruta, vidrio, chatarra, trapos, plumas, brea, plásticos, madera, carne, vísceras, sangre, cal, residuos químicos o de pintura, desecho de fábricas de conservas, papel o cartón.

5. Gases o sustancias que impidan un acceso seguro al alcantarillado.

6. Aceites, lubricantes y grasas flotantes.

7. Residuos industriales, farmacéuticos y hospitalarios.

8. Suero lácteo y residuos de origen pecuario.

Fuente: www.eltiempo.com, (2015), Así descubrirá el Acueducto el fraude al agua en Bogotá, Febrero 18 de 2015, http://www.eltiempo.com/bogota/robo-de-agua-asi-descubrira-el-acueducto-el-fraude-al-agua-en-bogota/15263400. Imagen: Google

Banner GRANDE