BANNERS PERSONAJES

Colombiano crea lentes de contacto inteligentes

lente fin Ayudar a las personas que sufren de presbicia (dificultad para ver objetos cercanos) y fabricar un iris artificial para corregir la vista es la apuesta de Andrés Vásquez, un ingeniero electrónico de 32 años que asegura que la tecnología es una herramienta ideal para el sector de la salud.

Su objetivo: crear lentes de contacto inteligentes autónomos con conexión inalámbrica. Según él, se podrán comercializar en los próximos tres o cinco años.

Vásquez, nacido en Pasto, Nariño, es egresado de la Escuela Colombiana de Ingeniería y actualmente reside en Gante (Bélgica), en donde trabaja como investigador de posdoctorado en el Centre for Microsystems Technology.

En un español que no usa con frecuencia (vive en Europa desde hace 10 años), el ingeniero habló con EL TIEMPO y dijo que busca crear aplicaciones tecnológicas para mejorar la calidad de vida de las personas.

“En la actualidad necesitamos dispositivos que sean capaces de prevenir y corregir algunas enfermedades. La edad promedio en el mundo está aumentando, y eso genera muchos problemas en el sistema de salud. Por eso es importante crear dispositivos que permitan corregir y prevenir algunas enfermedades”, añadió.

Ladrón entra a robar una tienda y no resiste en arrodillarse a orar con la vendedora

 

La empleada de una tienda de Indianápolis, se encontró en una dramática situación. Mientras Ángela Montez estaba en su jornada laboral, un hombre de unos veinte años irrumpió violentamente con un arma cargada en la tienda donde ella trabajaba pidiéndole todo el dinero de la caja.

Asustada y sin saber qué hacer, sólo comenzó a orar. Le hablo al ladrón de Dios y y lo más impresionante de todo es que luego se encontraron juntos orando a Dios, todo esto fue catado por las cámaras de seguridad.

Tim Tebow relata cómo su fe le ha ayudado a enfrentar dificultades

 

El mundo conoció a Timdesde que jugaba fútbol americano en la universidad. Pero, ¿quién pudo predecir que este galardonado mariscal de campo se encontraría en Scottsdale, Arizona, jugando béisbol de ligas menores? Él da su perspectiva sobre cómo su vida ha cambiado.

¿Por qué béisbol? ¿Por qué decidió comenzar de nuevo? ¿Y cómo se sintió hacer un “homerun” la primera vez que llegó a usar el bate? El deportista responde a todas estas incógnitas.

“Bueno, hacer un ‘homerun’ fue genial. Jugar béisbol para mí fue algo que hice al salir de la secundaria y decidí ir a la Universidad de Florida y es algo que ha estado en mi corazón en el último par de años. Realmente sentí, ¿por qué no intentarlo? Si es algo que me apasiona y que está en mi corazón, ¿sabes, ir tras de ello?”, dice Tim.

Tim puede ser apasionado por el béisbol, pero no era su primera opción de carrera.

Los Broncos de Denver lo contrataron al terminar la universidad. Después de llegar a ser el mariscal de campo, Tim llevó a su equipo a su primer gane de eliminatoria en 6 años. A pesar de esa primera temporada, los broncos lo cambiaron y todo decayó. Tim fue eliminado de tres equipos más en los años siguientes.

“Cuando se atraviesa por algo así, ¿en qué se sostiene uno? ¿Cuál es tu base? ¿Quién eres? Y más importante aún, ¿quién eres en tu relación con Cristo?”, dice.

Jorge Whitefield — 1714-1770

JORGE WHITEFIELD

Más de 100 mil hombres y mujeres rodeaban al predicador hace doscientos años en Cambuslang, Escocia. Las palabras del sermón, vivificadas por el Espíritu Santo, se oían claramente en todas partes donde se encontraba ese mar humano. Es difícil hacerse idea del aspecto de la multitud de 10 mil penitentes que respondieron al llamado para aceptar al Salvador. Estos acontecimientos nos sirven como uno de los pocos ejemplos del cumplimiento de las palabras de Jesús: "De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre" (Jua_14:12).

Había "como un fuego ardiente metido en los huesos" de este predicador, que era Jorge Whitefield. Ardía en él un santo celo de ver a todas las personas liberadas de la esclavitud del pecado. Durante un período de veintiocho días realizó la increíble hazaña de predicar a diez mil personas diariamente. Su voz se podía oír perfectamente a más de un kilómetro de distancia, a pesar de tener una constitución física delgada y de adolecer de un problema pulmonar. Todos los edificios resultaban pequeños para contener esos enormes auditorios, y en los países donde predicó, instalaba su pulpito en los campos, fuera de las ciudades. Whitefield merece el título de príncipe de los predicadores al aire libre, porque predicó un promedio de diez veces por semana, durante un período de treinta y cuatro años, la mayoría de las veces bajo el techo construido por Dios, que es el cielo.

 

Descargue biografía completa: pdfJorge_Whitefield__1714-1770_Predicador_al_aire_libre.pdf

Banner GRANDE